Antes de iniciar cualquier trabajo de restauración debemos establecer los criterios necesarios para conseguir la recuperación de la pieza teniendo en cuenta su pasado histórico, estilo, y la función que debe cumplir.

Para ello tendremos en cuenta los siguientes criterios:

1. Intervenir en la patología de la pieza para evitar un mayor grado de deterioro.
2. Recuperar la calidad de los materiales.
3. Restablecer la estructura del mueble o recomponer el objeto respetando técnicas y materiales propios de los mismos.
4. Reintegrar respetando al máximo los materiales de la pieza.
5. Respetar los acabados, en cuanto a barnices, siempre que sea posible.