Restauración de pintura

Dentro de la conservación y restauración de pinturas podremos distinguir tratamientos de consolidación o estabilización de los materiales e intervenciones destinadas a la recuperación de la imagen. En cuanto a la metodología, el orden de los tratamientos vendrá determinado por las necesidades propias de la obra y por la propuesta de los materiales a emplear.

En algunos casos será imprescindible solucionar las alteraciones del soporte para continuar con la capa pictórica. En otros podremos necesitar previamente la limpieza o fijación para continuar con el soporte.

Los tratamientos de consolidación o fijación tienen como fin restituir la cohesión y adhesividad entre materiales y estratos.

La reintegración de preparación y policromía tiene como objetivo la devolución de la continuidad de la materia pictórica en el caso de que existan lagunas (o pérdidas de policromía) en este estrato.

En cualquier caso siempre será necesario llevar a cabo previamente el estudio y análisis completo de la obra para proponer un tratamiento en función de las alteraciones que presente y sus causas.