Restauración de metales

Candelabros, jarrones, centros, marcos, copas, lámparas, bandejas, y muchos objetos puramente utilitarios, han sido fabricados en todo tipo de metales y aleaciones. Están en su mayoría decorados, pueden tener incrustaciones, gravados, repujados y variedad de pátinas .

Aluminio, bronce, cobre, latón, hierro, oro y plata son algunos de los metales más usuales. Todos ellos sufren en mayor o menor medida la influencia del tiempo.

La oxidación y el desgaste, el envejecimiento del tono original, roturas y abolladuras, son algunos de los problemas más comunes que presentan las piezas de metal.

Los procesos de restauración de metales varían en función del metal que se trate y del problema que tenga, en general intervienen los procesos químicos y mecanizados, con los que se podrá devolver todo el lustre y brillo a los objetos tratados.

Hay que tener en cuenta que actualmente y tras el proceso de restauración del metal, el objeto es sometido a un tratamiento con barnices que le protegerán en el tiempo de una posterior oxidación y pérdida de su pátina, manteniendo siempre su brillo original, y sin necesidad de tener que intervenir de nuevo en su limpieza.